Skip links

Historia del Dinero

Antes de la aparición de la primera moneda, en Turquía, durante el siglo VII AC, los individuos conseguían los bienes que no podían producir por sí mismos gracias al trueque o intercambio de excedentes. De esa manera, si a un agricultor le sobraba parte de su cosecha (que no dedicaría al consumo), podría cambiar ese excedente a un ganadero, el cual no necesitaba esa cantidad de reses. Sin embargo, con el crecimiento de las comunidades, ya no se necesitaba que todos los miembros de la familia fuesen agricultores o ganaderos, pues el trabajo de la comunidad ya daba suficiente sin que cada individuo produjese por si mismo. De esa manera, empezaron a aparecer oficios y profesiones secundarias, que hacían más compleja la manera de intercambiar los productos: ¿Qué pasa si el vendedor de zapatos vive muy lejos y me toca llevar una enorme cantidad de mercancía de un lado a otro para conseguir lo que deseo?

Por estás razones surgieron maneras de facilitar el intercambio y se empezaron a usar bienes que fuesen útiles para todos y que se pudieran transportar fácilmente: la sal, el algodón o pedazos de metales o piedras (dependiendo de la región). De esa manera surge el concepto de dinero o moneda: cualquier cosa que se usa como medio de intercambio. Este nuevo sistema permite mayor libertad a la hora de comprar y vender, pues ya no tiene que se al mismo tiempo. También quiere decir que todo tiene un valor o precio.

Con el desarrollo de este nuevo modo de economía, se genera el papel moneda: billetes, monedas y pagarés respaldados por una autoridad financiera (como un banco privado o una entidad financiera nacional) a los que se les atribuye un valor único y que pueden ser usadas en diferentes espacios. Eventualmente, toda una región adopta una sola moneda y con eso es más fácil comprar y vender entre fronteras.

Sin embargo, esa moneda puede devaluarse, perder su valor. Es decir, puede que el agua tenga el precio de una moneda, pero en otro lugar (un desierto por ejemplo) la misma cantidad de agua ahora se consigue por 2 o 3 monedas. Puede que sea porque es muy escasa o porque para conseguirla tienen que ir varias personas a traerla, en cuyo caso, cada una necesita un pago.

Si bien al principio ese papel moneda, representaba bienes concretos, hoy en día se reconoce el valor universal del dinero en ese formato. Palabras más, palabras menos, cuando se recibe un billete de mil pesos nadie está esperando ir a reclamar mil productos de alguna reserva. Los mil pesos son en sí mismos la moneda, tiene un valor propio.

Leave a comment